El pasado lunes 25 de mayo, un hombre afroamericano de 46 años llamado George Floyd, fue acusado por el vendedor de una tienda de conveniencia en Minneapolis, Minnesota, Estados Unidos, por tratar de adquirir una cajetilla de cigarrillos supuestamente con billete falso de veinte dólares.

Primeramente, George Floyd fue detenido por dos agentes policiacos, quienes lo abordaron en su vehículo, procedieron a desalojarlo a la fuerza y a esposarlo.

En dicho acto arribaron dos agentes adicionales de la policía de Minneapolis y posicionaron a Floyd boca abajo sobre el pavimento de la calle East 38th Street, y uno de los oficiales llamado Derek Chauvin, comenzó a aplicar una maniobra de fuerza sobre su cuello.

Por fortuna, dichos actos fueron grabados desde diversos ángulos por personas quienes se encontraban transitando cerca del lugar de los hechos y en ellos, se logra apreciar cómo es que Floyd se encontraba inmovilizado sobre el concreto gritando que no podía respirar y que por favor no lo mataran. 

En los videos se aprecia al oficial blanco Derek Chauvin, de 44 años inmovilizando a George Floyd haciendo caso omiso a las peticiones que le hacía el ahora extinto Mr. Floyd.

Adicionalmente en el video se escucha los comentarios de los transeúntes que le reclamaban la violencia con la que estaba ejerciendo sobre el hombre de color.  

Después de aproximadamente 8 minutos, se aprecia cómo es que Floyd, aun estando sobre el pavimento, deja de moverse. Después de eso, llega una ambulancia para llevarlo al hospital, en donde lamentablemente, se declaró su muerte. 

El FBI abrió una investigación y la policía de Minneapolis procedió con el despido de los cuatro oficiales involucrados en la escena. 

Sin embargo, resulta evidentemente que la muerte de George Floyd es un acto de injusticia, especialmente porque fuera de haber mostrado resistencia al momento en el que los oficiales le solicitaron que desalojara el vehículo que transitaba, no realizó ningún tipo de acto que pudiese haber sido considerado por los oficiales como “una amenaza de muerte”.

Lo anterior, toda vez que el manual del Departamento de la Policía de Minneapolis establece que las restricciones y estrangulamiento únicamente pueden ser utilizadas por un oficial cuando éste se encuentre en una situación de vida o muerte.

No obstante, los registros oficiales indican que la policía de Minneapolis no ha abandonado por completo el uso de las maniobras de dominación del cuello, aunque se ha dicho que el método usado por Chauvin ya no forma parte del entrenamiento policial.

El video fue analizado por diversos criminólogos, y todos ellos llegaron a la conclusión de que el uso de la rodilla no solo ejercía una presión peligrosa sobre la parte posterior del cuello, sino que también Chauvin mantuvo a Floyd acostado boca abajo durante demasiado tiempo, por lo que ambas posiciones, es decir, la rodilla en el cuello y mantener boca abajo a una persona por un lapso de tiempo extendido, incrementan el riesgo de cortar el suministro de oxígeno.

Otro punto importante de destacar, es que la policía de Minneapolis denomina al estrangulamiento como una “opción de fuerza letal” y a las maniobras de fuerza sobre el cuello, como una “opción de fuerza no letal”. En él se define a las maniobras sobre el cuello como aquellas que implican comprimir uno o ambos lados del cuello de una persona con un brazo o una pierna sin cortar el flujo del aire a través de la tráquea.

Por otro lado, el estrangulamiento está destinado a cortar el suministro de aire de alguien si el oficial siente que su vida está amenazada.

El manual explica además que hacer una restricción consciente en el cuello puede usarse contra un sujeto que está “resistiendo activamente”, mientras que dejar a la persona inconsciente debe limitarse a alguien que sea agresivo o “con el propósito de salvar vidas”.

El uso del estrangulamiento fue limitado en su totalidad después de la muerte de Eric Garner, un hombre afroamericano de 43 años de edad, a manos del Departamento de la Policía de Nueva York en el año 2014.

Sin embargo, los documentos del departamento muestran que las técnicas de restricción se han seguido utilizando en Minneapolis, aunque a veces se les denomina de diferentes maneras.

En 2012, hubo 79 y en 2013, fue utilizada en 69 ocasiones. Para 2018, las cifras cayeron a 40, pero volvieron a subir el año pasado, cuando esa maniobra fue utilizada en 56 situaciones. Según estos registros, la técnica fue mucho más utilizada en contra de afroestadounidenses que en contra de personas de otras razas.

Una investigación de la ONG llamada “Mapping Police Violence”, afirmó que las personas afroamericanas tienen casi tres veces más probabilidades de ser asesinadas por un policía en los Estados Unidos de América que las personas blancas.

Por tal motivo, la muerte de George Floyd ha ocasionado una ola de indignación y protestas en todo los Estados Unidos, principalmente en el Estado de Minneapolis, en donde las protestas subieron de tono ocasionando incendios en estaciones de policías, bancos y diferentes comercios.

Tal y como dice el alcalde del Estado de Minneapolis Jacob Frey, la indignación en el Estado no fue causada por esos minutos del video, sino por los más de cuatrocientos años de racismo acumulado.

Esperemos que la muerte de George Floyd nos lleve a un cambio de justicia y de sistema para que el racismo logre ser erradicado de una vez por todas.

REFERENCIAS:The New York Times, “Muerte de George Floyd: una técnica policial que ya ha provocado otras tragedias.”, por Neil MacFarquhar, 20 de mayo de 2020.

BBC News, “George Floyd: qué pasó antes de su arresto y cómo fueron sus últimos 30 minutos de vida.”, por BBC News Mundo, 31 de mayo de 2020.

Te invitamos seguirnos en nuestras redes sociales, Facebook, Instagram, Tweeter, Linkedin & YouTube

Nuestro despacho Conoce nuestra página de Internet

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Necesitas asesoría?