Los contrapuntos del TMEC y la política energética de AMLO

Los contrapuntos del TMEC y la política energética de AMLO

Escrito por Marcelo Sepúlveda

junio 15, 2021

En épocas recientes, muchos han sido los cuestionamientos que se han realizado entorno al presunto incumplimiento en que se encuentra el Estado mexicano, en relación con el TMEC. Sobre todo a raíz de la política energética de AMLO, impulsada desde el gobierno federal, específicamente en lo que respecta a la industria eléctrica.

Esto debido a que el pasado 09 de marzo, se publicó en el Diario Oficial de la Federación una importante reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, en la cual destacó un cambio en el despacho de energías, privilegiando la generación de energía a través de plantas hidroeléctricas estatales, sobre las plantas renovables y de ciclo combinado del sector privado.

Ante este escenario, podemos advertir una probable incompatibilidad entre la nueva política energética nacional y los compromisos ambientales adquiridos conforme al TMEC, misma que podría derivar en la imposición de penalizaciones en perjuicio del Estado mexicano. 

Esto considerando que, de acuerdo a los puntos 24.3, 24.4 y 24.11 del capítulo 24 del TMEC, los Estados se comprometieron a no disminuir los niveles de protección ambiental establecidos en las normas y a la reducción de la contaminación del aire. A la vez que el principio de no regresión, aplicable a la materia ambiental, impide que los Estados puedan disminuir o afectar el nivel de protección al medio ambiente alcanzado (a través de leyes y/o políticas públicas), salvo que sea absolutamente justificado.  

Cuestiones que, invariablemente, ponen en tela de juicio la legalidad de la reciente reforma, si consideramos que la relegación de la generación de energía a través de plantas renovables y de ciclo combinado del sector privado, constituye un acto de disminución o reducción de la protección ambiental alcanzada. Lo anterior, considerando que la nueva política orientada a la generación de energía a través de la quema de combustibles fósiles, constituye una medida regresiva que incrementa el riesgo de daño o deterioro del medio ambiente, y que evidentemente es un retroceso en las medidas anteriormente adoptadas por el gobierno federal, para transitar hacia un modelo sustentado en energías renovables.

Política que, desde luego, será considerada de dudosa legalidad, hasta en tanto el Estado mexicano no logre justificar la idoneidad de esta medida, frente a los demás Estados contratantes. 

También puede interesarte:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas asesoría?