Se denomina conflicto a “una situación de competencia donde las partes son conscientes de su incompatibilidad para futuras posiciones”.  Así mismo, lo podemos entender también como un problema que genera desacuerdos o peleas.

Es así entonces, como entendemos a los llamados Métodos Alternos de Solución de Conflictos (MASC) como una vía diferente elegible para resolver problemáticas suscitadas entre las personas, ya sea dentro del proceso judicial o una manera de evitar éste.

Cabe señalar que la implementación de estos métodos son estrictamente voluntarios, ya que para el efectivo resultado de cualquiera de estos al que se remitan las partes, las mismas deberán ofrecer imperiosamente su entera disposición para llegar a la solución.

¿CUÁLES SON LOS LLAMADOS MASC?

La negociación, conciliación, el arbitraje y la mediación son los conocidos como los métodos “alternos” que se emplean como una vía de desahogo a las controversias suscitadas entre dos o mas personas.

1.- NEGOCIACIÓN: Es un proceso donde dos o más partes con objetivos comunes o similares “compiten”, mediante el uso de la persuasión y la implementación de varias técnicas comunicativas, para obtener como resultado el mayor acercamiento posible a sus intereses, aspiraciones y necesidades.

Teniendo como fin un acuerdo mutuo que satisface a las partes.

2.- CONCILIACIÓN: Se basa principalmente, en la elección de las partes para designar a un tercero ajeno al conflicto (experto en la materia a la cual se relaciona el problema), y que éste actúe de manera neutral al escuchar los argumentos y posiciones de los disputantes.

Después de escuchar a las partes, el tercero neutro optará por proponer la mejor alternativa a la solución de la controversia, la cual deberá ser aceptada; para así poner fin a la problemática.

3.- ARBITRAJE: En esencia y forma es similar a la conciliación, sin embargo a diferencia de esta, el llamado “árbitro” (o la pluralidad de estos), proponen soluciones o acuerdos a los que pueden llegar las partes a criterio de este y se finaliza a manera de un “laudo arbitral” y puede ser homologado ante la autoridad competente.

4.- MEDIACIÓN: En éste proceso (al igual que en los dos anteriores), participa un tercero ajeno al conflicto, absolutamente neutral y se le denomina “mediador”.

Sin embargo, el mediador únicamente puede ayudar a guiar a las partes durante su disputa, para que ellos decidan cual es el mejor acuerdo al que pueden llegar; en ningún momento el mediador puede demostrar su apoyo a alguna de las partes y es el encargado exclusivo de que el conflicto no se desvíe a algo mayor, hasta que se llegue a la mejor solución posible acordada por los partícipes.

Leer artículos relacionados

La ilegalidad de las solicitudes de reintegro de pagos en exceso en materia de obra pública, posteriores al finiquito

Repercusiones derivadas del COVID-19 en materia contractual

REGAR CANCHAS DEPORTIVAS, SOLUCIÓN PARA LA CONTAMINACIÓN

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Necesitas asesoría?