REGAR CANCHAS DEPORTIVAS, SOLUCIÓN PARA LA CONTAMINACIÓN

Escrito por Zárate Abogados

info@zarateabogados.com

junio 7, 2019

Regar cancha deportivas, solución para la contaminación. Lo que pareciera ser el guión de un capítulo de la serie televisiva de los “Simpsons”, fue materializado el pasado 5 de junio por el Gobierno del Estado de Nuevo León, con la publicación en el Periódico Oficial del Estado, de la Norma Ambiental Estatal de Emergencia NAE-EM-SDS-002-2019.

Ahora, si bien la referida normatividad establece diversos lineamientos técnicos que deberán cumplir las dependencias y personas que lleven a cabo todo tipo de obras de construcción y/o demolición, así como las relacionadas con la limpieza de vías y áreas públicas para prevenir y controlar la emisión de partículas contaminantes a la atmósfera.

Lo inverosímil es que las autoridades estatales consideren como medida de mitigación la utilización de supresores, aditivos y/o de agua, antes de la realización de alguna actividad cívica o deportiva en cualquier cancha deportiva a cielo abierto que carezca de cubierta vegetal, como alternativa para evitar la emisión de polvos a la atmósfera.

Bajo esta premisa, el propietario de una cancha deportiva de pasto sintético estaría obligado a regar su cancha antes de que sea utilizada, so pena de ser sancionado. En otras palabras, la autoridad consideró pertinente que los obligados viertan agua al zacate de plástico para mitigar la contaminación atmosférica.

Es casi como si una persona que quisiera tratar su obesidad, comprara cada vez tallas mas grandes de ropa. Cuestión que evidencia lo absurdo y/o perverso de esta medida.

Y es que intentar “solucionar” el grave problema de contaminación del aire de nuestra urbe, a través de la utilización de un recurso vital y tan escaso para esta región como lo es el agua, podría mas bien parecer justificante para “revivir” proyectos hídricos que tuvieran otros fines.

Por ello considero que obviar al gran elefante en el cuarto y trasladar la obligación de preservar el medio ambiente, en esta tendencia globalizada de “popotizar el cuidado al medio ambiente”, de parte de los gobiernos y aquellos con intereses afines, no resolverá el problema de fondo.

Se trata más bien de un paliativo doblemente costoso para el ciudadano común, que le impone obligaciones absurdas y le sanciona en caso de no cumplirlas.

Medidas que dejan intacto al cáncer metastático que aqueja y es exhalado todos los días y noches desde los centros neurálgicos de la economía productiva de nuestra gran ciudad y que al parecer no se puede, o se debe, tratar. “CONTAMINATUS EST SEMPER”

Leer artículos relacionados.

METODOS ALTERNOS DE SOLUCIÓN DE CONFLICTOS TIENE MONTERREY LA MAYOR TASA DE MUERTES POR CONTAMINACIÓN DEL AIRE

Reforma al Artículo 194 BIS de la Ley Ambiental del Estado de Nuevo León

Virus SARS-CoV2 (COVID-19) y las Relaciones Labores

También puede interesarte:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas asesoría?