Qué criterios existen en México para derogar una ley

Qué criterios existen en México para derogar una ley

Escrito por Zárate Abogados

info@zarateabogados.com

abril 6, 2022

Derogar una ley no es una tarea sencilla; se debe transitar por un proceso de discusión parlamentaria que ayude a la justificación y así realizar la anulación.
Se define como la abolición, anulación o revocación parcial de una norma jurídica, ley o reglamentación vigente por otra posterior; implica que no sea necesario reexpedir todo el resto de algún ordenamiento reformado. 

A través de la interpretación jurídica se debe concluir que se requiere derogar una ley en el caso de que existan dos leyes contrapuestas; entonces se considerará derogada la de menor jerarquía y de más antigüedad.

El Artículo 72 de la constitución contempla esta figura legal; en el inciso F que dice: “En la interpretación, reforma o derogación de las leyes o decretos, se observarán los mismos trámites establecidos para su formación”.

La ley es clara y primero determina quién puede presentar la iniciativa de derogación:

  1. El Presidente de la República, para presentar iniciativas, promulgar leyes y decretos.
  2. Las Legislaturas de los estados y de la Ciudad de México, para presentar iniciativas y avalar reformas constitucionales.
  3. Las y los Diputados federales y senadores, al presentar iniciativas y, en su caso, aprobar las leyes y decretos correspondientes.
  4. Las y los ciudadanos en un número equivalente, por lo menos, al cero punto trece por ciento de la lista nominal de electores, en los términos que señalen las leyes correspondientes.

Una vez presentada la iniciativa para derogar una ley se realiza una discusión legislativa en el Congreso de la Unión, posteriormente pasa al poder ejecutivo para su revisión y en caso de tener observaciones regresa al legislativo. Una vez aprobada se publica en el Diario Oficial de Federación.

Al igual que la aprobación de las iniciativas, la derogación debe pasar por los congresos locales.

Diferencia entre abrogar y derogar

Suele confundirse la abrogación con la derogación, pero es importante conocer su diferencia, pues la primera implica un cambio en su validez, vigencia, eficacia o extinción, mientras que la derogación no afecta su validez, pero sí su eficacia.

También puede interesarte:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas asesoría?